Una bebé sufre discapacidad mental porque sus padres no preparaban adecuadamente los biberones.COMPÁRTELO!!

Add to Flipboard Magazine.

Alimentar correctamente a un bebé es muy fácil porque hay muy pocas normas que deben seguirse para ello, pero esas pocas normas existen por algo y no cumplirlas puede poner en riesgo la vida de un bebé.

650_1200

Hablo del caso concreto de una bebé que sufre una discapacidad mentalporque en contra de las recomendaciones que recibieron para alimentar a su bebé, decidieron hacerlo con un preparado y concentración diferente en los biberones.

Es la tercera hija y decidieron alimentarla según sus costumbres

Los padres de la niña y de dos niños más, naturales de Mali y residentes en España, han sido condenados a tres años de prisión e inhabilitados en su función como padres, acusados de un delito de lesiones con imprudencia grave en el cuidado de su hija pequeña.

La niña nació por cesárea, prematura y con bajo peso. En el hospital todo fue bien, los padres seguían las recomendaciones que les dieron allí y se fueron de alta teniendo la niña un buen estado de salud, para seguir sus cuidados en casa, al amparo de su familia.

Ya en casa, después de un periodo en el que la niña recibió leche materna, empezaron a darle leche en polvo para bebés. El problema es que los padresno tenían precaución a la hora de establecer la concentración correcta de polvo y agua, y además añadían a los biberones otras sustancias como arroz, cereales, aceite, cacao y sal, todo ello alimentos contraindicados en los primeros meses de vida.

La familia estaba en seguimiento por los servicios sociales del ayuntamiento de Moià, por la situación precaria en la que vivían, recibiendo ayudas alimenticias y servicios asistenciales. En numerosas ocasiones se les explicóel modo correcto de preparar los biberones, pero los padres decidieron desoír continuamente esas recomendaciones y alimentar al bebé según sus creencias y cultura, en lo que consideraban que era positivo para la niña.

Pero la niña tuvo que ser trasladada a Urgencias

Los padres, viendo que la niña no estaba bien, la llevaron al Centro de Atención Primaria de su localidad, desde donde la derivaron a urgencias del hospital del Vall d’Hebrón de Barcelona, donde ingresó en la UCI, según leemos en Estrella Digital “con un cuadro de deshidratación hipernatrémica grave, con insuficiencia respiratoria, acidosis metabólica, insuficiencia renal, hipotermia y depresión neurológica”.

Casi un mes después del ingreso era dada de alta diagnosticada de “encefalopatía por trastorno metabólico con insuficiencia de funciones viscerales”, que se estima que evolucionará a un retraso mental grave, prácticamente en estado vegetativo.

Los padres fueron puestos a disposición judicial y en el juicio se entendió que no había ninguna intención de hacer daño a la pequeña, pero que sí hubo imprudencia, sobre todo teniendo en cuenta que los trabajadores sociales les habían explicado en varias ocasiones cuál es el modo adecuado de preparar un biberón.

Alimentar a un bebé es muy fácil

Como he dicho al principio, alimentar a un bebé adecuadamente es muy fácil. Tan fácil como darle leche materna al nacer, o en su defecto darle leche artificial siguiendo las instrucciones de preparación que el fabricante marca en la lata. Mientras se haga así el riesgo para la salud del bebé es mínimo.

Si en cambio nos dedicamos a hacer experimentos, como los padres que hicieron caso de un médico que recomendaba dar preparados vegetales y cuyo bebé acabó con escorbuto, o como estos padres cuya hija ha quedado en situación muy grave, el riesgo para la salud es evidente, porque el cuerpecito inmaduro de un recién nacido no está preparado para tolerar los mismos alimentos que podemos comer los adultos.

La concentración adecuada de polvo y agua

Para que no haya equivocaciones, para evitar riesgos, los fabricantes de fórmulas de bebé (leche artificial) establecen que se debe añadir un cacito raso de la cuchara que incluyen en la lata por cada 30 ml de agua. Si hay que dar más leche al bebé, entonces se preparan 60 ml con dos cazos, o 90 ml con tres cazos, pero nunca 75 ml con dos cazos y medio, porque el medio se hará a ojo y la concentración puede ser errónea.

¿Qué pasa si lo hacemos a ojo o no respetamos las concentraciones? Pues queponemos la salud de nuestro bebé en peligro. Un biberón en el que haya poco polvo (como sucede en los países africanos, que hacen lo posible por hacer que las latas de leche duren más, porque les cuesta mucho dinero) hará que el bebé esté mal alimentado. Si está muy aguado, de hecho, puede entrar en estado de desnutrición.

Si hay más polvo del que toca para la cantidad de agua que ponemos (si ponemos, por ejemplo, tres cazos para 60 ml), entonces el bebé estará recibiendo un alimento muy concentrado, poca agua en comparación, y podrá entrar en estado de deshidratación, como le sucedió a la niña de la que os hemos hablado, en un cuadro que además se vio perjudicado por la introducción de otros alimentos perjudiciales por la edad.

Así que ya sabéis: nunca, jamás, hagáis los biberones a ojo.

Fuente: http://www.bebesymas.com/salud-infantil/una-bebe-sufre-retraso-mental-porque-sus-padres-no-preparaban-adecuadamente-los-biberones 

Comentarios

Comentarios


Compartir en FacebookCOMPARTIR EN FACEBOOK Compartir por whatsappCOMPARTIR POR WHATSAPP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *